Inicio Destacado Rafa Di Zeo compró una chalet de 300.000 dólares

Rafa Di Zeo compró una chalet de 300.000 dólares

0 1343

El capo de La Doce, Rafa Di Zeo, adquirió una casa por 300 mil dólares, pese a no tener ningún ingreso blanqueado.

El dato llegó como ocurre a veces con cualquier tipo de información: una fuente anónima. El resto llegó solo. Siguiendo el rastro económico de un chalet de la Ciudad de Buenos Aires todo terminó en el entramado económico de La Doce, la barra brava más enigmática y peligrosa de la República Argentina.

“Hace menos de un mes, Di Zeo se compró una casa en Devoto por 300 mil dólares. Pagó en efectivo”. Resultaba llamativo cómo un barra, que pasó gran parte de los últimos años en prisión y sin ningún tipo de trabajo e ingreso blanqueado en, por los menos los últimos 20 años, podía comprar por casi medio millón de dólares en efectivo. Luego de una semana de siguimiento, se pudo comprobar que en la residencia que se le adjudicaba a Di Zeo no vive el jefe de La Doce, pero que la casa es propiedad de Facundo Caccia, mano derecha del Rafa, hombre de La Doce y dueño de las empresas que son investigadas por la Justicia como posibles cortinas financieras en las cuales lavaría sus ingresos la facción violenta de la hinchada xeneize.

El chalet adquirido por Rafael Di Zeo, cuesta 300.000 dólares, y no tiene declarado ingresos

Facundo Caccia tiene 29 años y un ascenso económico metórico, casi similiar al de la empresa familiar: Transportes Caccia. Autos de alta gama, giros millonarios, cheques rechazados y La Doce de fondo. En 2012, apareció la primera vinculación de esta empresa con la barra de Boca: en una caravana al monumental, los delincuentes se movilizaron en colectivos de Caccia ploteados de azul y oro. Ese no fue el único nexo. Ahí comenzaron. Durante varios años, la empresa colocó una bandera en La Doce los días de partido y, según una investigación del reconocido periodista Gustavo Grabia, Mauro Martín y Maximiliano Mazzaro, jefes de la Barra mientras Di Zeo estaba en la carcel, justificaron sus ingresos como empleados de Transportes Caccia.

Según el jóven Facundo, fanático de Boca, conoció a los barras en el Club Leonardi, el club de Mauro Martín y como quien dice “les dio una mano”. La Justicia no cree lo mismo y por eso ordenó una serie de allanamientos en 2013 a las distintas sedes de Caccia, en el marco de la investigación a La Doce por asociación ílitica. En ese entonces, el juez Manuel De Campos, hoy apartado de la causa, siguió la pista firme de Caccia como el entramado “legal” de la barra para mover su dinero.

Tanto Mazzaro como Martín y Fido Debaux, otro miembro de la cúpula de La Doce, se movieron durante mucho tiempo en autos de alta gama a nombre de la empresa Caccia, casualmente, los únicos vehículos que la sociedad tenía en su nómina. Según datos actuales del ANSES, en la lista de empleados registrados sigue figurando Luis Arrieta, un barra que “renunció” a La Doce, “para no teminar en un cajón”, según sus propias palabras.

Ya con Di Zeo de nuevo al mando, Facundo Caccia fue grabado por cámaras de seguridad en la visita que La Doce le hizo a el plantel de Boca el “día de los enamorados” pasado, el 14 de febrero, en el hotel donde concentra el equipo. No fue una reunión de amor: Di Zeo les explicó a los referentes del plantel xeneize que “estaba de vuelta” y que debían “saludar siempre”. En esa oportunidad, Facundo se movió como ladero de Di Zeo y mostró poder.

Tatuado, musculoso y de buen porte, el jóven Caccia llama la atención. Se mueve en un fastuoso, Ford Mondeo, modelo 2015 que está a nombre de la empresa “Bs. As. Lógistica”, otra de las sociedades de la familia Caccia. No es la única. También aparece Movimientos Logísticos, Construcciones C SRL y Rilf Logística, a nombre de Evelyn, la mujer de Caccia.

La casa de tres pisos logra pasar desapercibida en pleno Devoto, pero las dos cámaras de seguridad llaman la atención en una cuadra que no habla de inseguridad. Los vecinos no quieren hablar mucho pero aseguran haberlo visto a Di Zeo en varias oportunidades, incluso afirman que es muy común ver varios autos de alta gama estacionados sobre el frente de la residencia, especialmente los fines de semana.

Una Dodge Journey blanca, en la que suele moverse El Rafa, suele estar seguido en esa casa, que es lo que confunde al barrio. Se pudo confirmar que aparetemente existe la posibilidad de que Di Zeo haya invertido dinero en esa casa como forma de blanquear plata, con la complicidad de Caccia. Todo está siendo seguido de cerca por la Justicia, según también pudo confirmar este medio.

¿Cuál es el sentido para tener varias empresas dedicadas a lo mismo? En Tribunales no tienen dudas que el apellido Caccia es funcional a los intereses de Di Zeo y en eso tiene que ver el entramado societario. Pese a todo, Facundo Caccia debe hacerle frente a cheques rechazados por más de 60 mil pesos, que quedron registrados en el Banco Central, pero por las dudas ya está pensando en su próximo emprendimiento: una financiera. Rubro en que La Doce ya intentó pisar: ¿hay segunda vuelta?

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta: