Inicio Deportes Del Potro venció a Karlovic y la final de la Copa Davis...

Del Potro venció a Karlovic y la final de la Copa Davis entre Argentina y Croacia está 1-1

0 74

El tandilense venció por 6-4, 6-7 (6-8), 6-3 y 7-5 y selló el resultado esperado para el primer día de acción en Zagreb; fue su primer éxito en finales de Davis; mañana desde las 11, el dobles.

La historia de la Copa Davis habla de duelos indescifrables y esta final ya los tiene. Eran pocos los que creían que Federico Delbonis (41º del mundo) lograría llevar a Marin Cilic, el sexto del planeta, a un juego a cinco sets durante tres horas y media después de perder los dos primeros parciales. Y muchos menos aquellos que al ver el juego de Juan Martín Del Potro (38º) e Ivo Karlovic (20º) en el primer set podían imaginar un desenlace así. Pero, luego de perder el segundo set en un tie break increíble, el tandilense lo dio vuelta para llevarse por 6-4, 6-7 (6-8), 6-4 y 7-5 el punto, después de 3 horas y 18 minutos y dejar la serie final de esta Copa Davis con Croacia igualada 1-1.

Juan Martín Del Potro grita con todo en el festeja un punto sobre Ivo Karlovic en la final de la Copa Davis. (Germán García Adrasti, enviado especial).

Juan Martín Del Potro grita con todo en el festeja un punto sobre Ivo Karlovic en la final de la Copa Davis.

El partido comenzó con un juego previsible del croata: saque potente, devolución problemática y punto. También con errores increíbles: imprecisión en la red, a la que iba demasiado rápido, y derechas largas. Ante este panorama sorprendió que el tandilense se encontrara con un quiebre tan rápido. En el primer game, quedó doble break point por un error no forzado de Karlovic y en la primera oportunidad una nueva falla del 20 del ranking ATP, pero en la red, le permitió al argentino sorprender al temido saque de su oponente. Fue esa la diferencia en el marcador que mantuvo Del Potro, aunque en el juego se lo notó superior a su rival -cuya única virtud fue haber metido siete aces- y cerró sus últimos tres games en cero.

El argentino también mantuvo los tres primeros juegos del segundo set en cero, pero se chocó entonces a un Karlovic más preciso desde la devolución y más permeable al juego. Pese a sus seis dobles faltas, el croata consiguió meterse en el partido a base de saques al revés de Del Potro, que además comenzó a fallar puntos preocupantes, como una derecha larga en el 12º game, pese a la cual no perdió el juego porque se recuperó con los servicios. Entonces, llegó el tie break. Allí, el tandilense se puso rápidamente 3-0 y llegó a sacar 6-4, cuando apareció el miniquiebre del croata con una derecha que no encontró reacción. Con su rival al servicio, Delpo dejó una pelota en la red y mandó un revés afuera en el primer peloteo largo del partido. La gente estalló: Karlovic estaba por primera vez set point. La incomodidad del 38° del mundo simplificó la tarea del local con un error no forzado. Y el festejo se hizo uno entre el gigante de 2,11 metros y los casi 10 mil croatas que ocuparon el Arena Zagreb.

Rapidamente, Del Potro se fue con Orsanic. Era momento de parar, barajar y dar de nuevo. Era momento de reacomodarse y demostrar que aunque el ranking dijese otra cosa su calidad debía prevalecer también dentro de la cancha. Con el partido 4-3 y 40-0 apareció esa luz de ventaja que necesitaba. Karlovic evitó el primer quiebre con una volea y con un ace el siguiente. Pero Delpo prevaleció y quedó 5-3. Hizo valer el quiebre con su servicio y volvió a ponerse en ventaja, la necesaria para no alargar demasiado el segundo punto.

Juan Martín Del Potro grita con todo en el festejo tras su triunfo sobre Ivo Karlovic en la final de la Copa Davis. (Germán García Adrasti, enviado especial).

Juan Martín Del Potro grita con todo en el festejo tras su triunfo sobre Ivo Karlovic en la final de la Copa Davis. (Germán García Adrasti, enviado especial).

Karlovic ya no dominaba con el saque: el saque era el que lo salvaba. Y ese juego de saque y red desgastaba mentalmente a Del Potro, que no podía encontrar el camino al quiebre. Con el partido 4-4, el croata fue al baño y ese momento lo aprovechó el argentino para recibir unos masajes, que -ante la negativa del umpire- se los hizo Orsanic. Desde la red, y moviéndolo de un lado a otro, el croata consiguió asegurar su servicio. Pero Del Potro tenía guardado un as bajo la manga, un golpe que puede quedar en la historia. Con un passing de revés, quebró y se quedó mirando a la hinchada argentina más numerosa. Fue el punto con el que se puso 6-5 para cerrar el partido al servicio, ese que le dio satisfacciones en todo el partido. No le falló tampoco en ese juego decisivo. Y festejó, con puño apretado, con emoción.

Desde los números, fue muy injusto para Del Potro tener que batallar durante 3 horas y 18 minutos para ganarle a Karlovic. ¿Por qué? El tandilense no tuvo doble faltas, la cantidad de puntos con el primer servicio fue altísima (89%), no cometió errores desde el segundo servicio y cosechó en todo el partido apenas 19 errores no forzados contra 48 del croata, que llegó a la marca de 35 aces contra los 15 del argentino. Delpo pudo festejar, pero a costa de un gran desgaste que puede pesar en el resto de la serie.

Juan Martín Del Potro grita con todo el triunfo sobre Ivo Karlovic. (Germán García Adrasti, enviado especial a Zagreb)

Juan Martín Del Potro grita con todo el triunfo sobre Ivo Karlovic.

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta: